Las cooperativas brindan seguridad y empleo digno a los jóvenes

Jóvenes Solidarios de FACE.
Jóvenes Solidarios de FACE.

Cicopa publicó un estudio donde asegura que la economía solidaria puede ser una herramienta concreta disponible para que los jóvenes puedan mejorar sus condiciones de trabajo y las de sus emprendimientos.


La organización internacional de cooperativas industriales y de servicios (Cicopa), la cual responde a la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), realizó un estudio, que involucró a 64 cooperativas juveniles de los cinco continentes, basado en una investigación documental y en una encuesta en línea con el objetivo de investigar sobre las condiciones laborales de los jóvenes y sus diferentes emprendimientos.

Desde Cicopa aseguran que el mundo del trabajo se ha modificado profundamente, como consecuencia de los cambios demográficos, la globalización, las innovaciones tecnológicas y el desempleo juvenil. En esta dirección, el informe revela que la mayoría de los casos son empresas micro o pequeñas y con un desempeño económico positivo y de tendencias crecientes o estables en la creación de empleo en los últimos años.

Además, el documento asegura que las cooperativas juveniles más activas son las que están en el sector de los servicios, especialmente en actividades que requieren de un cierto grado de formación y de conocimientos y habilidades especializadas (Por ejemplo: tecnologías de información y comunicación, programación, actividades legales y contables, consultoría, investigación y marketing).

Otro dato importante que destaca el estudio es sobre la presencia equilibrada entre géneros en los cargos de dirección de este tipo de entidades, y además un claro interés en la implementación de nuevos métodos organizacionales en lo relacionado con sus prácticas operativas (Por ejemplo: organización del espacio de trabajo y sistemas de gobernanza).

El informe asegura que las cooperativas pueden ocupar un papel decisivo en respuesta a los desafíos que enfrentan las nuevas generaciones, como consecuencia de los cambios recientes en la economía y en el mundo del trabajo. Por ejemplo, pueden “inyectar” democracia y participación en la economía digital, al otorgarle derechos de propiedad y control a las personas que utilizan o trabajan con plataformas en línea. Mediante sus prácticas de gobernanza participativa, son una especie de laboratorio en manos de los jóvenes para la experimentación con sistemas innovadores y sustentables de gestión del trabajo.

El documento señala que la inclinación de los jóvenes por un modelo cooperativo se funda en una combinación de motivaciones prácticas y relacionadas con sus valores: un trabajo con sentido ("trabajar diferente"), aspiraciones sujetadas a los valores personales y la experiencia, pero también la necesidad de conseguir un empleo estable, oportunidades de desarrollo profesional y protección laboral.

En esta dirección, el estudio asegura que las cooperativas sólo son capaces de desplegar todo su potencial si se cuentan con un entorno institucional favorable. Esto sucede especialmente cuando se trata de crear empleo y emprendimientos de calidad, lo que depende en gran medida de los marcos institucionales que regulan la actividad de las cooperativas, el estatus jurídico de los jóvenes trabajadores y socios-trabajadores, así como del acceso a recursos financieros y sencillez en los trámites burocráticos.

Finalmente, cabe destacar que a pesar de tener un alcance parcial, los resultados indican que las cooperativas juveniles están en la cresta de la ola de los cambios y representan una alternativa valiosa y segura para los jóvenes emprendedores.

El documento se encuentra disponible en el sitio web de Cicopa para ser descargado sólo en inglés.