En la Argentina como en el mundo, la idea de la eficiencia energética ha llegado para quedarse. Si hay algo en que los políticos, los ingenieros, y los ambientalistas coinciden, es que la eficiencia energética debe ser un componente importante de la batalla en contra al cambio climático. Por todos lados se escucha que es más barato reducir el consumo de energía que aumentar su producción. El kilovatio-hora menos caro es el que no se consume. Viendo las páginas web de las cooperativas, estas se han sumado a la ola de la eficiencia energética: muchas tienen una página dedicada al tema desde la cual proveen información sobre el consumo energético promedio de los artefactos domésticos y consejos para reducirlo.

Sin embargo, la actitud sigue siendo pasiva. Hoy presentamos argumentos de porqué las cooperativas eléctricas deben implementar políticas de eficiencia energética como cuestión estratégica en la prestación de sus servicios y, luego, una propuesta de cómo arrancar con este proceso sin necesidad de incurrir grandes costos. Más allá del compromiso que todos tenemos con el medioambiente, invertir en la eficiencia de un sistema de distribución de energía eléctrica - tanto con los bienes de la infraestructura común (como el alumbrado público) como con los consumidores – es imprescindible para el bien de las comunidades en las que operan y para las cooperativas mismas. Las cooperativas pueden tener muchas razones para invertir en la eficiencia energética. En casos específicos es una manera de postergar o evitar la necesidad de agregar capacidad a la infraestructura distributiva – sea un transformador, una subestación, o colgar más cables. En otros casos la eficiencia energética sirve para reducir el factor de potencia de algún consumo o para mejorar el patrón del consumo, reduciendo los picos y las necesidades de capacidad de suministro (potencia) para abastecerlos. Además de poder reducir sus propios costos de operación y mantenimiento, la cooperativa que invierte en la eficiencia energética invierte en su comunidad, ya que las mismas juegan un papel fundamental en la economía local de las comunidades donde prestan servicios. En los comercios y la industria, reducir el costo de su suministro es aumentar competitividad. Para los usuarios residenciales, es disponer de más dinero para otros fines. Si bien la cooperativa pierde ventas cuando los socios consumen menos, tampoco vende ni un kilovatio-hora al local que tuvo que cerrar o a la industria que se traslada a otra parte por cuestiones de costos. Dicho de otra manera: las inversiones en eficiencia energética fortalecen no solamente a sus comunidades sino también al bienestar a largo plazo de la misma cooperativa. Fundamentalmente, invertir en eficiencia energética desde una cooperativa representa un cambio de destino del gasto de los asociados. Consideramos la factura que se paga mensualmente para el suministro de la energía eléctrica. Si bien una parte de lo que se cobra a los asociados se destina a pagar sus costos de operación y mantenimiento, una gran parte de la misma va para pagar los otros costos incurridos en entregar la energía a los consumidores – el de la generación, el de la transmisión y finalmente el de la empresa distribuidora provincial que entrega la energía a la cooperativa. Estos otros componentes de la factura representan dinero que se va de sus comunidades y no vuelve. En cambio, cuando se implementa un programa de inversión en eficiencia energética en una comunidad, implica actividad económica local. Según un análisis de la Alianza del Sureste de EEUU para la Eficiencia Energética (the Southeast Energy Efficiency Alliance o SEEA, por sus siglas en inglés), por cada millón de dólares que se invierte en la eficiencia energética se genera entre $1,5 y $5 millones de producción económica, y trae consigo 17 nuevos puestos de empleo. Consideramos el ejemplo de un programa de asistencia de una cooperativa para que los socios reduzcan el costo de climatizar sus viviendas. Se envía un técnico a las casas de los que participen para realizar un diagnóstico. El mismo determinará recomendaciones de mejoras en la vivienda, las cuales podrían ser desde instalación de burletes y sellar ventanas hasta refacciones, cambio de vidrios o puertas o cambios de equipos como los aires acondicionados, calderas, o calefones. El diagnóstico y la implementación de sus recomendaciones requieren de personas para implementarlos – empleo. De los materiales y equipos a instalar, muchos se comprarán en los comercios locales. Una buena parte del dinero que se gaste en estos proyectos se queda en las propias comunidades. Como Arrancar – Una Propuesta Todas las cooperativas proveen la energía para el alumbrado público en las comunidades que sirven, y la gran mayoría se encargan de la operación y mantenimiento de dichos sistemas. Las luminarias LED disponibles en el mercado hoy en día permiten reemplazar las actualmente instaladas con otras que proveen una mayor calidad de luz con la mitad o menos de potencia. Están alcanzando más de 60.000 horas de vida útil, con lo cual los beneficios se recuperan a lo largo de unos 12 años. Además del ahorro energético que producen, ofrecen otras ventajas a comparación de las luminarias de sodio que predominan hoy: se distribuye mejor la luz emitida, tienen un color más natural que mejore la capacidad del ojo humano a percibir lo que está viendo y sufren menor degradación que la de las lámparas de sodio, tanto en la cantidad de luz emitida como en el poder reactivo: las luminarias LED mantienen factor de potencia mayor a 0.95. Convertir al sistema de alumbrado público a luminarias LED requiere una inversión no menor, pero hoy en día las cooperativas tienen muchas opciones para reducir el costo de dicha inversión y para financiarla. Por ejemplo, se puede conseguir asistencia a través del Plan Alumbrado Eficiente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación para la compra de hasta 3.000 luminarias. Como otra opción, sea alternativa o complementaria, se puede acceder a financiamiento con bajas tasas a largo plazo – de 5 a 7 años con uno o dos años de gracia – ofrecido por el FONAPYME del Ministerio de Producción o por algunos bancos que ofrecen líneas con tasas subsidiadas por ese mismo Ministerio. Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) ofrecen avales que faciliten el acceso a dichas líneas de financiamiento. La combinación de los plazos y tasas mencionados permite financiar la mayor parte de un proyecto de conversión del alumbrado público a LED. Una vez pagado la inversión, la cooperativa va a obtener un mayor margen: este se puede trasladar directamente a los socios a través de una reducción de la tarifa de alumbrado público u otra opción sería negociar el mantenimiento de una parte de ese margen para el establecimiento de un fondo para inversiones en eficiencia energética de los consumidores. Este fondo se podría aplicar a proyectos que beneficien a socios según criterios establecidos por la cooperativa, siempre en dialogo con los asociados. A manera de ejemplo, los fondos podrían usarse para armar el programa anteriormente mencionado de eficientizar el consumo energético por climatizar viviendas y edificios. Se podría hacer compras por mayor de lámparas LED para vender a costo a los socios. Dichos fondos se pueden usar también como apalancamiento: se paga una parte de un proyecto, lo cual hace viable para el asociado ejecutarlo. Las intervenciones ideales dependerán de cada comunidad y las necesidades de su población. Todas las cooperativas tienen sus particularidades. Algunas tienen más demanda industrial que otras, algunas tienen climas más cálidos y otros más fríos – donde hace mucho calor puede predominar el consumo de los aires acondicionados, mientras donde hace más frío se tiene que preocupar más por consumos de calefacción (en cuanto que la calefacción sea a electricidad y no a gas). También hay cosas universales, como es la iluminación de las viviendas, comercios, o industrias de sus comunidades. En mi país de origen, Estados Unidos, el cooperativismo ha sido un gran impulsor e innovador en el diseño e implementación de políticas y programas de estímulo a la inversión en eficiencia energética. Las cooperativas argentinas también pueden ser motor de este cambio. Cuando arrancamos? Beneficios Obtenidos por la Reposición de 500 Luminarias Beneficios Obtenidos por la Reposición de 500 Luminarias Los valores presentados son representativos. Los costos son estimados para la compra e instalación de 500 luminarias, financiado en su 70 por ciento a tasa de 9% con plazo de 72 meses incluyendo un año de gracia. Se instalen las luminarias en su totalidad en el primer año. Se refleja una tarifa actual de $2/kWh para alumbrado público y un incremento anual en dicho precio, reflejando la quita de subsidios tarifarios anunciado por el gobierno federal para los próximos años y un contexto inflacionario. La Inversión Compensada por Ahorro comprende únicamente la reducción en gasto energético: no se incluye las reducciones a percibir en mantenimiento del sistema y la reposición de luminarias, las cuales pueden ser significativas. Los 10 años proyectados reflejan una vida útil de las luminarias LED de 50.000 horas y 13,5 horas de operación diaria.

Julián Rodríguez, responsable de programación de COLSECOR, nos informó sobre los cambios en la transmisión por TV de los partidos de la Súper Liga Argentina.

Comenzó el fútbol argentino y con él la nueva forma de acceder a ver los partidos de primera división, debido a que las empresas Fox y Turner (compañías adjudicadas con los derechos de televisación)  son las encargadas, por intermedio de sus canales Fox Sports, Fox Sports 2, TNT y los nuevos Fox Sports Premium y TNT Sports, de la transmisión de cada uno de los encuentros deportivos.

De acuerdo a la información obtenida por Mundo Cooperativo hasta el día de cierre de esta edición, hasta el 30 de septiembre todos los partidos irán sin cargo por los canales básicos. A partir de octubre, por la señal analógica básica se podrán ver cuatro encuentros (considerados de “menor importancia”), mientras que los diez partidos restantes serán incluido en el “Pack Fútbol” ofrecido por el operador de cable que el cliente haya contratado, cuyo precio adicional al abono mensual será de $300 y se verán por canales SD y HD.
De esta forma, al cambiar los paradigmas de televisación del torneo de primera división del fútbol argentino, muchas cooperativas que prestan el servicio de televisión por cable podrán ofrecer el paquete adicional dentro de su grilla televisiva. Julián Rodríguez, responsable de programación de la Cooperativa de Provisión y Comercialización de Servicios Comunitarios de Radiodifusión Ltda.  (COLSECOR), la cual está ofreciendo el “Pack Fútbol” a sus abonados, nos señaló lo siguiente: “La Cooperativa, como mandataria de sus asociados, contrato el producto para que quienes deseen puedan prestar el servicio a sus abonados”.

Además, Rodríguez fue consultado por el valor que va a adquirir el nuevo producto: “Hay un precio de referencia de venta al público el cual está determinado por los dueños de los derechos de televisación, por lo que el costo del producto se desprende de dicho valor, es un negocio revenue share. Por otro lado, el IRD (Decodificador Receptor Integrado) no lo otorgan las empresas adjudicadas con la televisación, sino que correrá por cuenta de cada operación”.

Además, el representante de COLSECOR se refirió a los principales inconvenientes con los que se encontraron las cooperativas para poder ofrecer el producto: “Este nuevo producto es Premium, las operaciones que no estén en condiciones de prestar el pack de esta forma tendrán un plazo para incorporar este tipo de plataformas. Mientras tanto podrán brindar el producto a través del servicio básico analógico, pero con condiciones comerciales diferentes”. Y agregó: “El mayor problema lo tienen las ‘pequeñas cooperativas’ porque no cuentan con sistemas digitales de encriptación. Desde COLSECOR, desarrollamos soluciones digitales económicas que estamos adaptando para que en el corto plazo las entidades más afectadas puedan incorporarlas”.

Ante la consulta sobre qué necesitarían las cooperativas para poder garantizar a todos sus usuarios la prestación del servicio, Rodríguez afirmó: “Se necesitan créditos a tasas blandas o subsidios (fondo universal)  para que estas ‘pequeñas entidades’, con escalas desfavorables, puedan incorporar tecnologías para brindar servicios de calidad, iguales a los que prestan los grandes operadores. Además, el Estado tendrá que trabajar fuertemente en no permitir que se siga concentrando en pocas empresas el contenido y la distribución. Paralelamente, hay que corregir las asimetrías existentes entre los grandes y pequeños operadores para que toda la ciudadanía pueda acceder a todos los servicios”. Y añadió: “Desde COLSECOR hemos realizado aportes importantes ante la Comisión Redactora de la nueva ley de Convergencia que se discutirá pronto en el Congreso, donde planteamos propuestas en defensa de las Cooperativas y Pymes del país”.

Por último, el representante de programación  de COLSECOR aseguró que “no existen beneficios adicionales por prestar este producto. Lo que esperamos es no tener dificultades con los requisitos exigidos por los proveedores”.

Finalmente, según la información a la que pudo acceder Mundo Cooperativo, para poder ver los partidos de fútbol de la Súper Liga Argentina, y tal como se remarcó más arriba, se tendrá que contratar el “Codificado Premium”, el cual habilitaría a las empresas Fox y Turner pedir a los cableros, un mínimo de clientes garantizados. A partir de noviembre, los cableros deberán garantizar el 12% del total de sus clientes abonados al fútbol. Esto se incrementará trimestralmente en un 3% hasta llegar al 30% en un año y medio. Por otro lado, de los $300 del abono quedaría el 10% para el cableoperador y el 90% restante se lo reparten las compañías adjudicadas con los derechos de televisación. Si el cableoperador supera el mínimo de abonados exigidos, el reparto sería mejor: se quedaría con el 35% y 65% iría para los dueños de los derechos.

 

Desde CONINAGRO lamentan la imposición del gobierno norteamericano debido a que afecta directamente en toda la cadena de la soja.

Desde la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Ltda. (CONINAGRO), junto con asociadas que han realizado importantes inversiones en bioenergía, lamentan profundamente la decisión del gobierno estadounidense de aumentar (desde un 50,29% a un 64,17%) los aranceles a la importación de biodiesél argentino.

A través de un comunicado, la Confederación asegura que “la medida significará el cierre de uno de los principales mercados para el biodiésel nacional y podría implicar un duro golpe a la cadena de soja de Argentina”. En esta dirección, señalaron que “con la clausura de este importante mercado se tendería a reemplazar esas exportaciones con un producto de menos valor agregado, el aceite, que es materia prima del biodiesel. Esto podría repercutir en el precio que recibirá el productor de soja”.  

Y agrega: “Como país ya perdimos el mercado de la Unión Europea con el mismo argumento de dumping (práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio) que ahora también utiliza Estados Unidos. Y después de 4 años Argentina demostró ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) que no tiene ninguna práctica desleal en sus exportaciones de biodiesel a Europa”.

Finalmente, el comunicado señala: “El año pasado, Argentina exportó a Estados Unidos 1250 millones de dólares, que implican 90% de las exportaciones de biodiésel. Esperamos gestiones gubernamentales ágiles, que permitan revertir esta situación impensada e imprevista por parte de Estados Unidos, más cuando desde el gobierno se destacaban las expectativas frente a las nuevas relaciones bilaterales”.

El 22 de agosto la confederación agraria publicó un relevamiento en el que refleja la actualidad del sector vitivinícola.

El Departamento de Economía de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Ltda. (CONINAGRO) elaboró y publicó su tercer informe técnico, que en esta ocasión refleja las novedades económicas de la vitivinicultura.

Área y producción

Según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el área destinada al cultivo de la vid durante el 2017 es de 224 mil hectáreas (ha), ubicadas principalmente en la provincia de Mendoza (71%) y San Juan (21%). Otras provincias con menor participación son La Rioja, Catamarca, Salta, Neuquén y Río Negro. La producción de uva en nuestro país es de 2,6 millones de toneladas en promedio de los últimos 10 años.

Destino y participación

El 98% de la producción de uva se destina a la industrialización, de lo cual el 73% se utiliza para la producción de vino y el 27% restante para la producción mosto. El 2% de la producción restante se destina a consumo en fresco y pastas.

En cuanto al tipo de vino producido, el Tinto ocupa una participación del 63%, el Blanco un 34% y por último el Rosado con 3%. Respeto a las variedades, el Malbec ocupa el 21% de la producción, 15% al Cereza, 10% el Bonarda, 8% el Criolla Grande, el mismo porcentaje para el Cabernet Sauvignon y un 7% para el Syrah. El 31% restante lo ocupa los varietales restantes.

Elaboración de vino y mosto

La producción de vino en promedio (de 2010 a 2017) es de 1,3 mil millones de litros anuales, mientras que la producción de mosto es de 475 millones de litros anuales. Para el 2017, se estima que la elaboración de vino sea 13% menor que el promedio de las últimas 5 campañas y en el caso del mosto, la reducción sería del 42%.

Consumo y precio del Vino Interno

El consumo de vino a nivel nacional presentó una fuerte contracción en los últimos 10 años, pasando de 29,2 Lt/hab/año en 2007 a 18,6 Lt/hab/año en 2017. El consumo de vino acumulado de enero a junio de 2017 es 4% menor que en el mismo período del año pasado.

En cuanto al precio, la evolución de los valores promedio, en dólares, de los productos vitivinícolas continúa experimentando mejoras, principalmente desde el mes de julio de 2016. En la última cosecha el valor del vino tinto se duplicó, mientras que el vino blanco incrementó 58%.

Exportaciones de vino

En los primeros seis meses de 2017, el volumen exportado de vino es 15% menor que en el mismo período del año pasado, pero como sucede todos los años se espera que las ventas se incrementen durante el segundo semestre. En cuanto al valor, el mismo disminuyó un 2%.

Exportaciones de mosto

La evolución desde enero de 2015 es decreciente, siendo más fuertes las caídas en los segundos semestres del año. El volumen exportado de mosto en el primer semestre de 2017 es 49% menor que en el primer semestre de 2016. Y presentó una contracción similar en valor 43%.

Participación de los costos

El principal costo productivo en cultivos de vid es la mano de obra. La producción de uvas demanda un cuidado exhaustivo.

Por otro lado, desde que inicia el crecimiento de la planta hasta que los tallos adquieran el formato adecuado se necesitan 4 años. A partir de ese momento comienza a desarrollarse la productividad, aumentado el rendimiento año a año, y luego el cultivo alcanza la etapa de plenitud productiva.

Margen bruto vitivinícola

Un productor mediano de la provincia de Mendoza que produce 150 qq/ha de uva para varietal tinto (apuntando a calidad), tiene un costo productivo cercano a 4.500 U$S/ha, y obtiene un margen bruto (MB) aproximado a 2.200 U$S/ha.

La producción de uvas, ya sea para mesa, pasas o vinificación, es una producción intensiva, por lo que requiere mayor inversión por hectárea. Los productores vitivinícolas para producir una hectárea de uva requieren un capital de trabajo equivalente a 6 hectáreas de maíz o 9 hectáreas de soja.

El 19 de septiembre en la localidad santafesina se inaugurará la planta de energía solar, una prueba piloto única en el país.

Durante el mes de agosto, la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos de Armstrong Ltda. (Celar) conectó a su red eléctrica una planta de 880 paneles solares, la cual ingresará una potencia pico de 200 kilovatios, que en términos teóricos promedio, sería suficiente para abastecer una población de alrededor de 500 habitantes.
Además, para la implementación de esta red se conectaron 50 generadores de fotovoltaicos los cuales se ubicaron en los techos de 50 casas de la localidad santafesina, que servirán, mediante un monitoreo inteligente y un sistema de control, para que los domicilios particulares puedan autoabastecerse.

Desde la cooperativa anunciaron que la planta solar ya está funcionando por lo que resta esperar a que llegue el 19 de septiembre, fecha establecida para la inauguración que contará con la presencia de autoridades nacionales.
Por otro lado, la producción de energía eléctrica dependerá de la intensidad de los rayos solares, las condiciones climáticas, el momento del día y la época del año.

En una entrevista con el diario “La Capital” de Rosario (Santa Fe), el ingeniero Ricardo Airasca, gerente de la cooperativa de Armstrong y responsable administrativo del Proyecto de Redes Inteligentes con Energía Renovables (PRIER), brindó detalles de lo realizado hasta el momento: “Empezamos a trabajar en esta iniciativa por cuenta propia en la cooperativa, mucho antes de que el Gobierno Nacional se interesara. Luego la Secretaría de Energía, para la primera etapa de este desarrollo, eligió a Armstrong como ciudad para la prueba piloto”, afirmó Airasca. Y añadió, “el proyecto se fue desarrollando en etapas y comenzó en el año 2013. La última fase se inició el año pasado con la planta de generación, la cual contó con un aporte de más de 14 millones de pesos del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec) de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, mientras que el CAAP aportó una suma similar para una inversión total de 28 millones”.

Además, Airasca dio especificaciones técnicas del proyecto: “El equipamiento incluye los paneles solares, los inversores —que son los dispositivos que convierten en corriente alterna la electricidad en corriente continua que generan los paneles— y la estación transformadora para la red”.

A su vez, el gerente de la cooperativa afirmó que “este tipo de proyectos son tendencia mundial y es hacia donde se dirige el futuro de la energía, donde el usuario además de ser generador va a poder venderle a la red”.

Por último, la iniciativa es un trabajo en conjunto entre la cooperativa de Armstrong, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Facultad Regional Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), quienes conformaron el Consorcio Asociativo Público Privado (CAPP) a cargo del Proyecto Redes Inteligentes con Energías Renovables (PRIER). El costo final fue de 28 millones de pesos que fueron financiados por el Estado Nacional y el consorcio local.

La Cooperativa de Electricidad de Trenque Lauquen impulsa un proyecto en Cooperativismo Escolar destinado a alumnos de quinto grado, con la finalidad de difundir los principios de la cooperación, el trabajo solidario y la futura formación de cooperativas escolares.
En tal sentido, se han llevado a cabo encuentros preliminares con las autoridades de Inspección Primaria, directivos de establecimientos y docentes para presentar la propuesta educativa. El proyecto es de la autoría de la Lic. Romina Louge, que apunta –fundamentalmente- a trabajar con alumnos y docentes buscando formar, con el tiempo y dentro del ámbito escolar, a las nuevas generaciones en los valores cooperativos. Los primeros pasos se darán con el ex Nacional y con la Escuela Nro. 2 de Trenque Lauquen, que han manifestado su interés en comenzar a trabajar en el tema en el segundo semestre del año para completar su formación en 2018.
Objetivo del proyecto
Según el trabajo elaborado por la Lic. Louge, el objetivo de la propuesta es contribuir a que los alumnos de las escuelas primarias conozcan los valores, filosofía y organización de las cooperativas, así como las acciones de estas organizaciones en su comunidad.
Se espera: lograr el aprendizaje de los alumnos en la temática cooperativa, formar a los docentes para que puedan acompañar la capacitación, incentivar la creación de cooperativas escolares y formar a los docentes para que puedan cumplir el rol de guías de los alumnos en la cooperativa escolar.
Siempre según el proyecto, se organizará la capacitación en tres encuentros anuales, con posterioridad a los cuales habrá un seguimiento de tareas y talleres que deberán entregarse on line. En la etapa a concretar en 2017 con los alumnos y docentes de 5to grado, se realizarán dos encuentros con actividades intermedias, quedando otro encuentro pendiente para trabajar con los alumnos cuando estén en 6to grado. El abordaje apunta a separar entre actividades realizadas con los alumnos y otras con los docentes que permitan asegurar la continuidad del trabajo en las escuelas a lo largo de toda la actividad, como así también a formar a los docentes para que puedan apoyar la creación de cooperativas escolares. En estas actividades se podrán sumar todos los docentes interesados, además de aquellos que tengan a su cargo los cursos de los alumnos con los que se realizan el resto de las actividades. También podrá invitarse a padres para que acompañen el proyecto. Esta idea integradora para formar en el cooperativismo y en los principios solidarios a los chicos, es una fuerte apuesta que emprende esta Cooperativa en un nuevo aporte a la educación, siguiendo –de alguna manera- los lineamientos de la Ley Nacional de Educación que contempla, en su artículo 90º, la educación cooperativa.
...