Créditos sociales para cooperativas

Los financiamientos se abonarán hasta en doce cuotas con una TNA accesible.
Los financiamientos se abonarán hasta en doce cuotas con una TNA accesible.

Por intermedio de un acuerdo establecido entre Fedesam y Fedecaba, se pondrán en funcionamiento una serie de financiamientos económicos para entidades productivas autogestionadas.


La Federación de Cooperativas Entidades Solidarias  para la Ayuda Mutua (Fedesam) y la Federación de Cooperativas Autogestionadas de Buenos Aires (Fedecaba), firmaron durante el mes de mayo un convenio de ayuda complementaria para prestar una serie de créditos sociales a establecimientos de la economía solidaria.  

La iniciativa de préstamos financieros para cooperativas de trabajo por parte de ambas federaciones tiene como principal objetivo ayudar a aquellas entidades que busquen invertir capital en adquisición de insumos, materia prima y maquinarias. Mediante un comunicado, Fedecaba dio a conocer la noticia.

Comunicado de Fedecaba

Mientras las políticas económicas que se están desarrollando atentan contra nuestro trabajo cotidiano, nos organizamos cada vez más para dar respuesta. Esta vez, empezaremos a trabajar en créditos sociales para encarar una etapa económica durísima para nuestras cooperativas.

Estarán destinados a inversión en maquinaria, insumos y materia prima y se abonarán en hasta doce cuotas con una Tasa Nominal Anual (TNA) accesible, inferior a la del mercado, y con la federación como garante. Para casos especiales, Fedesam cuenta con créditos a los que las cooperativas asociadas a Fedecaba también pueden acceder.

Como venimos resaltando, la apertura de importaciones, los tarifazos, la devaluación y la caída del consumo atentan directamente contra las cooperativas autogestionadas. La competencia contra productos traídos de países donde el trabajo es sobreexplotado nos liquida. Los tarifazos nos resultan impagables. Alcanzan los ejemplos de restaurantes, metalúrgicas, gráficas, textiles. A veces hasta nos resulta más eficiente no producir, y eso es el resultado de una política deliberada. La devaluación del peso nos aumenta todos los insumos y maquinaria que no se producen en el país.

A esto se suma ahora una tasa de interés indicativa de 40 por ciento, por lo que el financiamiento para crecer, para renovar maquinaria o para solventarnos día a día es inalcanzable.

Junto con Fedesam empezaremos a trabajar en constituirnos como un conjunto de entidades que ponga un mojón en el crédito social. Es un desafío que tiene que ser colectivo y debe estar basado en la confianza, pues son nuestros propios ahorros los que están en juego.

Créditos como los de Fedesam vuelven viables los proyectos autogestivos en espacios democráticos, en medio de un momento muy duro para todos los trabajadores autogestionados. La construcción de un sistema de crédito que sea social y popular es una apuesta estratégica para la construcción de Otra Economía.