“Para nada comparto que nuestras entidades no sean transparentes”

Luis Castillo
Luis Castillo

Bajo el argumento de transparencia, el presidente Mauricio Macri anunció la resolución que establece que las cooperativas eléctricas deberán facturar sus servicios de manera identificada y por separado. Mundo Cooperativo dialogó con Luis Castillo, vicepresidente de la Conaice, quien se refirió a la situación con mucha preocupación.


El 20 de noviembre a través de su cuenta de Twitter el presidente de la Nación, Mauricio Macri, comunicó que las cooperativas que distribuyen energía eléctrica deberán desdoblar sus facturas, asegurando a través de dicha red social que la medida beneficiará a los usuarios y generará mayor transparencia.

Según el jefe de Estado esta iniciativa surgió hace unos meses en el transcurso de un timbreo luego de que un vecino de Luján se le acercará con una boleta de energía de la cooperativa de dicha localidad. En esta dirección, el Gobierno Nacional, a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), publicó la resolución 3442/2018 (ver suplemento Legislación Cooperativa).

Luis Castillo, vicepresidente de la Confederación Argentina Interfederativa de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos (Conaice), habló sobre el tema y afirmó en reiteradas ocasiones que desde el sector están más preocupados por el mensaje que por la medida en si misma.

“Creo que esta resolución es inoportuna porque no va a ayudar en absoluto, sino muy por el contrario va a traer perjuicios en vez de beneficios. En Córdoba las facturas ya están desdobladas por una resolución del ente regulador y una ley provincial que entró en vigencia a partir del mes de octubre, lo cual no ha traído ningún beneficio a los asociados/usuarios del sector cooperativo”, señaló Castillo.

En esta línea, el vicepresidente de la Conaice remarcó: “Esto va a generar el envío de una serie de facturas por cada servicio y va a terminar desalentando a los asociados a pagar a algunas de ellas. Como consecuencia de esto, al complicarse el cobro, más de una cooperativa va a dejar de prestar esos servicios y la perjudicada va a ser la gente, poniendo en riesgo lo que nuestras entidades habían conseguido que es la sociabilización de los servicios”.

Castillo subrayó que “el INAES ‘no debe perder de vista’ lo que dice la ley; los restantes servicios que prestan las cooperativas a sus asociados son voluntarios, no compulsivos. Por lo tanto, cuando el asociado adhiere voluntariamente a ese servicio tenemos el compromiso de garantizarle la prestación del mismo como realmente lo hacemos. Además, las cooperativas que tienen la posibilidad de brindar más de un servicio estamos por las necesidades mismas que tienen las poblaciones en donde el Estado o el sector privado no llegan, y en algunos casos también servimos para ser reguladores de mercado para que los usuarios tampoco sufran abusos en los precios de parte de otras empresas”.

A su vez, el dirigente cooperativo aseguró que de esta forma “se lo ubica al sector cooperativo como el culpable de que los asociados no puedan hacer frente a las facturas por el abultado monto de la energía eléctrica. Un caso no es representativo de todo el abanico de usuarios, y así como el presidente presta atención a lo que dice un vecino debería convocar a  nuestros dirigentes para escuchar y conocer en profundidad cuál es la situación de nuestras entidades eléctricas y explicar nuestra realidad”, y añadió, “somos respetuosos de la envestidura del presidente y del INAES, pero me parece que esta aplicación de forma intempestiva, unilateralmente, sin un estudio profundo y basándose en la opinión de un solo ciudadano, no es para nada atinado”.

Respecto a los dichos del presidente Macri en relación a que la resolución busca transparentar las facturas eléctricas, Castillo afirmó: “Me parece que está muy de moda la palabra transparencia, las cooperativas son transparentes. Para nada comparto que nuestras entidades no sean transparentes. Es más, todos los años rendimos cuenta a los asociados a través de nuestras asambleas para que puedan conocer los números de las cooperativas, porque son los dueños y para que tengan la posibilidad de decidir e informarse. Además, estamos regulados permanentemente en todos los aspectos por parte del gobierno nacional y provincial, los entes reguladores, el INAES y entes que tienen que ver con lo impositivo”.

Respecto a los incrementos tarifarios durante los últimos años, Castillo sostuvo: “Entiendo y creo que hay que propender a que la energía tenga el menor costo posible, pero tenemos que saber diferenciar tres puntos: En primer lugar, el aumento en las facturas de electricidad de los últimos años es una decisión política que ha tomado el Estado nacional, en el cual los beneficiarios de esto no son las cooperativas sino las empresas generadoras de energía eléctrica; En segundo lugar, las cooperativas no tenemos subsidios ni se nos condonas deudas como ha sucedido con las empresas privadas, lo que nos pone en una situación de desventaja; Y en tercer lugar, a pesar que somos entidades sin fines de lucro, y nos preocupa mucho que en este último tiempo se haya intentado cobrarnos el impuesto a las ganancias, hay que resaltar que ya se nos grava de otra manera que es con el impuesto a las cooperativas, el cual va a incrementar del 2 al 3 por ciento y que resulta más gravoso que el impuesto a las ganancias para entidades sin fines de lucro con servicios regulados como lo son nuestras entidades”.

Finalmente, el dirigente cooperativo sentenció: “Este tipo de medidas, en la que se atacan a las cooperativas a través del intento de querer gravar con ganancias a nuestras entidades sin respetar nuestra entidad jurídica, el cobro de alícuotas a las cooperativas de créditos y seguros, y ahora la llegada de esta nueva resolución, nos hace temer a experiencias pasadas que ya hemos vivido con los ex ministros de Economía de la Nación, Martínez de Hoz (década del ’70) y Cavallo (años ’90). Además, siendo que somos un sector que tiene un siglo de vigencia en el 70% del territorio nacional deberíamos ser escuchados, y si tenemos que cambiar en el algo por propias falencias sin dudas lo vamos a hacer”.