Featured

Caputo extiende plazo ante rechazo de eléctricas: ¿Qué depara el futuro energético del país?

Image

El Gobierno ofrece bono por deuda de Cammesa, mientras grandes generadoras mantienen su resistencia.

El impasse entre el Gobierno argentino y las grandes empresas generadoras de electricidad y productoras de gas continúa en tensión. Luis Caputo, ministro de Economía, extendió el plazo para que las compañías acepten el bono en dólares como forma de pago por la deuda acumulada de Cammesa correspondiente a diciembre y enero. Sin embargo, el rechazo persiste, poniendo en jaque el superávit fiscal y generando incertidumbre en el futuro energético del país.

El ofrecimiento del bono, con una quita del 50%, busca aliviar una deuda que alcanza los $600.000 millones solo en el sector privado, de un total de $1,07 billones. Aunque el plazo se extendió hasta el próximo jueves, el Gobierno aclaró que no reconocerá intereses por las demoras en los pagos vencidos, y que los pagos realizados por otros períodos no podrán ser computados a los saldos pendientes.

La falta de aceptación de la propuesta gubernamental por parte de las grandes eléctricas refleja una resistencia del sector privado a lo que consideran un "mal precedente", sobre todo en una gestión de corte liberal. La Secretaría de Energía informó que el stock total de la deuda de Cammesa, incluyendo febrero, asciende a $1,74 billones.

En medio de este conflicto, se llevó a cabo una reunión entre directivos de empresas productoras de gas y generadoras eléctricas para intentar fijar una posición común frente al tema. Mientras algunas compañías como Pampa Energía y AES firmaron la propuesta del Gobierno, otras como Central Puerto y Tecpetrol manifestaron su rechazo.

El sector energético ha expresado su descontento en las últimas semanas, con denuncias de ruptura de contratos por parte de Ageera y el rechazo de las productoras de hidrocarburos. Empresas como Pampa Energía incluso han mencionado la posibilidad de tomar medidas legales, aunque se muestran optimistas en encontrar una solución.

El CEO de AES reveló haber sido consultado por el FMI y el gobierno de Estados Unidos sobre la propuesta de Caputo, sugiriendo explorar alternativas de financiamiento privado. Sin embargo, el Gobierno niega que haya habido preocupación por parte de los funcionarios del organismo internacional sobre la deuda de Cammesa.

Mientras tanto, el país cerró el primer trimestre con un superávit fiscal primario de $3,8 billones, aunque este resultado podría haber sido más ajustado si se contabilizaban los pagos pendientes de Cammesa, que se acercan a los $2 billones.

En medio de este escenario, Eduardo Rodríguez Chirillo, secretario de Energía, reafirma el compromiso del Gobierno con la solidez económica del sistema eléctrico, pero la incertidumbre persiste en cuanto al futuro de las relaciones entre el Estado y las grandes empresas del sector energético.

Fuente: Infobae