La Economía Social y Solidaria participó de la mesa convocada por la Iglesia

Dirigentes de la Economía Solidaria en el encuentro con el Episcopado.
Dirigentes de la Economía Solidaria en el encuentro con el Episcopado.

Al final del encuentro, dirigentes cooperativos, de mutuales, de sindicatos y trabajadores de la Economía Popular, le entregaron al monseñor Oscar Ojea un documento en el que detallan la difícil situación que atraviesa el país.


El 13 de diciembre, el presidente del Episcopado Argentino, moseñor Oscar Ojea, acompañado por el monseñor Jorge Lugones, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, recibieron en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.A.B.A), a dirigentes de la Economía Social y Solidaria, de sindicatos y trabajadores de la Economía Popular, quienes le entregaron un documento llamado “Una Patria Fundada en la Solidaridad y el Trabajo”.

Monseñor Ojea agradeció y valoró la iniciativa, y manifestó que la Iglesia busca dialogar con todos los sectores que quieran y puedan aportar a la solución de los graves problemas planteados en el escrito. Además, se comprometió a compartir estas inquietudes con los espacios comunes de encuentro y trabajo.

Entidades tales como la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), la Federación de Cooperativa Federadas (Fecofe), la Confederación General del Trabajo (CGT), la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), y la Unión Industrial Argentina (UIA), además de organizaciones sociales y gremiales, confluyeron en el documento de 21 puntos propuestas para un proyecto de Nación y esbozaron críticas al plan económico de toma de deuda por parte del actual del Gobierno Nacional.

El escrito presentado se apoya en la Recomendación 193/02 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), según la cual la “promoción de las cooperativas debe considerarse uno de los pilares del desarrollo económico y social”. A su vez, hace fuerte hincapié en la intención del Poder Ejecutivo Nacional de querer gravar con ganancias a las entidades solidarias y sostiene que “deben mantenerse las exenciones al impuesto”.

Entre tantos puntos, el documento llama a sancionar una “ley de emergencia alimentaria”, a “atender la problemática de los jubilados sometidos a la pérdida creciente y cotidiana de su capacidad económica”, a “fortalecer el presupuesto en educación”, a “promover la agricultura familiar” y a “facilitar el acceso a la salud por parte de toda la población”. Además, propone incorporar al cooperativismo de vivienda en un plan nacional para brindar “soluciones habitacionales” e impulsar cajas de ahorro y crédito para “movilizar los recursos locales en función del desarrollo sostenible, especialmente en relación a las economías regionales”.

Otro punto importante que destaca el escrito es sobre el reciente reclamo del movimiento cooperativo, donde solicitan que el papel para periódicos y la infraestructura pública de comunicaciones “deben servir al interés colectivo de la libertad de expresión” y, por ende, la regulación “debe fomentar el acceso independiente y comunitario”.

Entre los dirigentes de la Economía Solidaria que asistieron a la mesa de diálogo se encontraban el vicepresidente de Cooperar, Edgardo Form, el presidente de la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop), Cristian Horton, y el presidente de la CAM, Alejandro Russo, entre otros.

“Este documento incluye muchas de las propuestas del cooperativismo y es un primer paso para un diálogo que debe incluir a todos los argentinos”, expresó Form durante la presentación del escrito.

Por su parte, Russo explicó en una nota brindada al medio Ansol que “fue un hecho muy importante el poder participar de una mesa de consenso donde interviene nada menos que la Pastoral Social, la economía solidaria, sindicatos, actores de la economía popular, cámaras empresariales y del agro”. Y agregó, estamos “todos muy preocupados por tratar de construir o reconstruir un país mejor y más solidario, un país donde tiene que primar, sin lugar a dudas, el trabajo que es la fuente de dignidad y la fuente de paz social. Con este factor común comenzamos a despuntar los primeros pasos y seguramente a lo largo del 2019 seguiremos manteniendo reuniones y veremos lo que puede aportar cada uno de los actores sociales y económicos para contribuir a nuestro país”.

Finalmente, desde Cooperar se hizo entrega a las autoridades de la Iglesia Católica la Declaración Final de la V Cumbre Cooperativa de las Américas, realizada del 23 al 26 de octubre de 2018. Respecto a esto, Form afirmó que “tiene amplios puntos de coincidencia con el documento que hoy nos convoca, en particular en lo que se refiere a los dos principales ejes que debatimos los cooperativistas”.