¿Cómo están fomentando las cooperativas la igualdad de género?

Pérez Zea junto a otros miembros del Comité de Igualdad de Género de la ACI.
Pérez Zea junto a otros miembros del Comité de Igualdad de Género de la ACI.

La ACI publicó en su portal web el trabajo que el movimiento cooperativo, desde su nacimiento, viene realizando respecto de igualar los derechos entre el hombre y la mujer .


Con la membrecía abierta como uno de los siete principios cooperativos, promover la igualdad de género ha sido una característica clave del movimiento cooperativo.

Foto: Una pancarta que celebra los 100 años del Gremio de Mujeres Cooperativas. El gremio se disolvió en 2015, pero su legado continúa existiendo.

En el Día Internacional de la Mujer, la presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), María Eugenia Pérez Zea, emitió una declaración destacando la contribución del movimiento al empoderamiento de las mujeres.

Entre los primeros en otorgar a las mujeres el derecho al voto, las cooperativas han permitido que las mujeres desarrollen todo su potencial. Cuando se fundó la Sociedad Cooperativa Equitativa de Rochdale Pioneers en 1844, las mujeres tenían derecho a ser miembros de pleno derecho.

El Women's Co-operative Guild, que se estableció en el Reino Unido en 1883, participó activamente en cabildear sobre una serie de cuestiones cruciales, como la introducción del salario mínimo, igualdad salarial, divorcio, maternidad e inicio de la campaña de amapolas blancas.

A través de su Comité de Igualdad de Género, la ACI también ha estado activa presionando para el progreso a nivel global. La Estrategia de la Alianza para promover la igualdad de género ya se desarrolló en 1995, el año de la adopción de la Declaración de Beijing de las Naciones Unidas (ONU).

En la actualidad, las mujeres siguen enfrentando desafíos en lo que respecta a la igualdad de acceso a la educación, la atención de la salud, el trabajo decente y la representación en los procesos de toma de decisiones políticas y económicas. Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que la Alianza respalda.

Las cooperativas continúan contribuyendo a lograr el empoderamiento económico y social de las mujeres. En febrero de 2015, la ACI y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llevaron a cabo una encuesta para examinar las percepciones entre profesionales, académicos y miembros de ONG’s e instituciones gubernamentales sobre el impacto de las cooperativas en el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género en general y en comparación con otras formas comerciales; los desafíos por delante.

En total, 581 participantes respondieron a la encuesta en línea, el 75% de los cuales dijeron que creían que las cooperativas habían mejorado la participación de las mujeres en los últimos 20 años. El estudio también indicó que el acceso al empleo estaba siendo indirectamente facilitado por las cooperativas en áreas tales como vivienda, cuidado de la salud, cuidado de niños y ancianos, que proporcionan a las mujeres servicios asequibles y accesibles que les permiten trabajar.

En 2015, la organización regional de la ACI de Asia y el Pacífico publicó una segunda edición del “Manual de capacitación de líderes para mujeres líderes de las cooperativas”, un folleto simple y fácil de usar. La publicación refleja los problemas que enfrentan las cooperativas de mujeres, y contiene estudios de casos inspiradores de cooperadores y cooperativas que han empoderado a las mujeres.

El mismo año, las cooperativas celebraron su contribución a la igualdad de género en el Día Internacional de las Cooperativas de las Naciones Unidas. El tema del día fue “Elija cooperativa, elija la igualdad”.

En 2016, la Alianza lanzó Co-ops for 2030, una plataforma en línea para que las cooperativas aprendan sobre los ODS, hagan promesas de contribución para ayudarlos a alcanzarlos y sigan su progreso. El año pasado, la ACI rastreó esas promesas en un informe que explica cómo las entidades solidarias estaban ayudando a cumplir con la agenda de desarrollo sostenible 2030. El informe reveló como varias cooperativas se habían comprometido a lograr una mayor paridad de género en sus juntas directivas, incluidos CIC Insurance Group en Kenia, Vancity y The Co-operators en Canadá, y Reset Social Co-operative, Formula Servizi, Politecnica Cooperativa Social de Ingeniería y Arquitectura, y Cooperativa Social La Collina en Italia.

La Indian Farmers Fertilizer Co-operative Limited (IFFCO) está apoyando la participación económica de las mujeres en la India. La cooperativa se comprometió a promover grupos de autoayuda para mujeres y organizar programas de capacitación para mejorar las habilidades de las mujeres en apicultura, sastrería, bordado, educación de adultos, preservación de frutas y verduras y alfabetización informática, entre otras.

Co-operatives UK, el organismo principal para las cooperativas en el Reino Unido, se comprometió a trabajar con sus miembros para alcanzar los objetivos del Desafío Cooperativo de Mujeres, una campaña para garantizar que las mujeres estén representadas equitativamente en las estructuras democráticas y en que más mujeres puedan asumir funciones de alta dirección.

Mensaje de Peréz Zea por el Día Internacional de la Mujer

Por María Eugenia Pérez Zea, presidenta del Comité Global de Género de la ACI.

La agenda de género: ¡ganando impulso!

Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer en todo el mundo y es la oportunidad adecuada para dar un mayor énfasis al papel fundamental de la mujer en el logro del desarrollo, la paz y la seguridad. Cada vez hay más pruebas del rápido progreso de las mujeres y de su papel cada vez más beneficioso en el actual desarrollo mundial, aunque aún quedan grandes desafíos por delante para asegurar su fortaleza.

Hemos llegado a un punto de inflexión en la historia. Se ha vuelto urgente redefinir los estereotipos de poder y liderazgo sobre las mujeres para garantizar que gocen de un trato equitativo en los procesos de toma de decisiones y que se les permita hacer una contribución máxima al desarrollo socioeconómico. Las lecciones de la historia son que las repercusiones negativas de la desigualdad son asumidas por la humanidad como un todo y, por lo tanto, para lograr la igualdad de las mujeres, todos deben participar en el proceso.

Una gran variedad de estudios afirman que existe un vínculo esencial entre el objetivo de obtener la igualdad de derechos para las mujeres y la reducción de la pobreza, mejorar la salud y la educación, aliviar los efectos del cambio climático y avanzar hacia un desarrollo más sostenible. Todos estos objetivos son compartidos por el movimiento cooperativo mundial, son interdependientes y apoyan la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Por lo tanto, el modelo de negocio cooperativo es una plataforma ideal para derribar las barreras de la desigualdad y es el modelo preferencial que permite a las mujeres acceder a una democracia participativa, a los órganos de toma de decisiones, a los mercados y la tecnología y, sobre todo, a protegerlos de la injusticia del actual modelo de desarrollo dominante.

La necesidad de un capital humano más calificado y mejor está creciendo cada vez más y el potencial empresarial de las mujeres aún no está suficientemente explotado. Un tercio de los empresarios son mujeres, pero su número va en aumento, sobre todo en los países de bajos ingresos. También se estima que más de la mitad de los miembros de la cooperativa son mujeres. Estas mujeres líderes a menudo son líderes cooperativas. Mujeres parlamentarias, jueces y activistas están promoviendo el cambio y una forma distinta de operar. Los gobiernos y la sociedad civil están probando nuevos enfoques para garantizar que las mujeres tengan un acceso más amplio a los procedimientos legales, a través de reformas legales sensibles al género. Todos somos conscientes de que con una educación adecuada, el conocimiento de sus derechos y el poder de toma de decisiones, las mujeres están en mejores condiciones de exigir lo que deberían tener derecho a disfrutar.

La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer fue ratificada por 186 países, 117 tienen leyes sobre igualdad de remuneración y 115 países garantizan la igualdad de derechos de las mujeres a la propiedad, entre otros tantos puntos.

Sin embargo, todavía vivimos en una sociedad que permite un salario más bajo para las mujeres. En tres cuartas partes del planeta, las mujeres son las principales víctimas de la pobreza, los malos tratos y el hostigamiento diario.

La creencia de miles de miembros de las cooperativas de que cualquier discriminación basada en el género es un obstáculo importante para la democracia y un desarrollo sostenible nos urge a promover, defender y buscar hacer cumplir los derechos de las mujeres y las niñas. Con este fin, deberíamos alentar los procesos educativos para empoderar a las mujeres, facilitar su promoción al liderazgo administrativo y gerencial, y cambiar los datos estadísticos de la representación de hombres y mujeres.

En la actualidad, nuestras sociedades se enfrentan a desafíos difíciles, desde el económico hasta el medioambiental, y es posible que el tiempo haya aprovechado estas oportunidades para demostrar que los cambios pueden configurarse en períodos tan difíciles. Invito a cada cooperativa a dar la más alta prioridad en sus políticas para el reconocimiento equitativo de los derechos y oportunidades para las mujeres.

La ACI reconoce que la Agenda de Género ha ganado más relevancia que nunca antes y es nuestra oportunidad de buscar aún más igualdad para las mujeres, al mostrar que nuestro liderazgo es el modelo más efectivo para el desarrollo socioeconómico.