La ONU debate sobre las estrategias para erradicar la pobreza: ¿Qué papel tienen las cooperativas en el desarrollo social?

Naciones Unidas
Naciones Unidas

El secretario general de la ONU presentó un informe en el que señala que el fortalecimiento de las cooperativas permite empoderar a la población rural que vive bajo los índices de pobreza.

La 56.º sesión de la Comisión de Desarrollo Social (CSocD56) se celebró en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York del 29 de enero al 7 de febrero de 2018. Esta Comisión es el órgano asesor responsable del desarrollo social, pilar fundamental del desarrollo global. El tema prioritario de este año, “Estrategias para erradicar la pobreza y lograr el desarrollo sostenible para todos”, está estrechamente ligado al papel y a la labor de las cooperativas en todo el mundo.

Tomando como base un informe presentado por el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, la Comisión discutió y analizó una serie de estrategias que han demostrado ser eficaces a la hora de erradicar la pobreza y, en concreto, la extrema pobreza. El informe señala que “el fortalecimiento de las cooperativas y las organizaciones de productores también es una estrategia eficaz para empoderar a la población rural que vive en la pobreza y para conseguir que la economía rural sea más productiva”. No obstante, además de desempeñar este importante papel de empoderamiento de las personas, las cooperativas también son vehículos para impulsar otras estrategias de alivio de la pobreza.

La Comisión examinó muchos de los factores que conducen a la pobreza, como el desempleo, los cambios climáticos, la discriminación y las desigualdades, entre otros. En relación a todos ellos, las cooperativas tienen un sólido historial de acción gracias al fomento del empleo estable y decente, la protección del medio ambiente, el cuidado de las comunidades en las que operan, y a su función como centros de democracia e igualdad de oportunidades para las personas, sin discriminación.

Algunas de las preocupaciones identificadas fueron el desempleo y la informalidad. Sin un trabajo, o sin unas condiciones de empleo decentes y estables, es imposible para los más vulnerables salir de la pobreza. Asimismo, la falta de protección social suficiente en muchos países agrava la situación. La creación de empleo y la transición de los trabajadores de la economía informal a la economía formal deberían ser, por lo tanto, una prioridad, especialmente para las iniciativas gubernamentales desarrolladas con el objetivo de poner fin a la pobreza. Las cooperativas ya emplean al 10 % de la población activa del mundo, un total de 279 millones de personas. Una de las fórmulas para que los gobiernos estimulen el empleo es ayudar a la creación y el desarrollo de cooperativas. Desde otra perspectiva, el papel de las cooperativas en la transición de los trabajadores de la economía informal a la economía formal ha sido documentado y reconocido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo cual es otra razón por la que estimular la creación y el desarrollo de cooperativas puede tener un impacto directo en la reducción del desempleo y la informalidad, reduciendo así la pobreza.

La Comisión también analizó algunos de los retos que presenta el cambio climático y su impacto en la pobreza. Es importante señalar que muchos de estos impactos inmediatos se sentirán en áreas que ya están luchando con mayores tasas de pobreza. Los eventos climáticos extremos afectarán, muy probablemente, a las comunidades más pobres. Por lo tanto, se necesitan estrategias para mitigar los efectos adversos del cambio climático y, también a este respecto, las cooperativas pueden desempeñar un papel significativo.

En términos de inclusión y reducción de las desigualdades, la Comisión hizo un repaso de la extensa labor que todavía hace falta. Se informó de que tanto la desigualdad salarial como la social están aumentando. Los grupos más vulnerables, como las mujeres, los jóvenes, las minorías o los pueblos indígenas, entre otros, son también los más afectados por la creciente desigualdad. Es importante que las cooperativas, a la hora de trabajar en sus comunidades locales, sean agentes de discriminación positiva, estableciendo políticas y actividades que combatan activamente la desigualdad.

Es evidente que el reto de erradicar la pobreza por completo sigue siendo grande. Si bien son los gobiernos quienes tienen la responsabilidad principal de llevar a cabo este esfuerzo, las cooperativas pueden contribuir implementando estrategias eficaces, compartiendo conocimientos y estableciendo asociaciones con otros agentes de cambio.

La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) ha identificado la lucha contra la pobreza como una de las áreas de trabajo en las que las cooperativas pueden suponer una gran diferencia para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En la plataforma en línea “Coops for 2030” hay muchos ejemplos de cómo las cooperativas se comprometen a alcanzar estos objetivos que podrían servir de inspiración para otros. La campaña Coops for 2030 ha sido creada en el marco de la asociación ACI-UE, también llamada #coops4dev.

A fin de mostrar algunos de estos ejemplos y hacer un llamamiento para que los países continúen apoyando a las cooperativas como herramientas de lucha contra la pobreza, el Comité para la Promoción y el Avance de las Cooperativas (COPAC) organizó un evento durante uno de los días de reunión de la Comisión de Desarrollo Social.

El CSocD56 concluyó con la adopción de medidas por parte de las autoridades gubernamentales y los líderes de la sociedad civil, entre ellas la creación de sistemas de protección social que ayudarían a aliviar a los millones de personas que aún viven en la pobreza, especialmente a las que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad. La Comisión aprobó varias resoluciones sobre temas como el envejecimiento, las estrategias para erradicar la pobreza y el desarrollo de África.

También se decidió que el tema prioritario para 2019 sería “Abordar las desigualdades y los desafíos de la inclusión social a través de políticas fiscales, salariales y de protección social”.

Fuente: ACI