Una oportunidad histórica

Lucas Adrián Tasso
Lucas Adrián TassoDirector de Mundo CooperartivoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Estamos iniciando una nueva ola de crecimiento a nivel mundial impulsada por dos factores; energías renovables y sobreabundancia de información.
Tenemos el compromiso de trabajar para que las cooperativas de Argentina tengan la oportunidad de acceder a tasas razonables a recursos económicos que otras cooperativas del mundo tienen disponible

Ante un mundo en busca de una salida de su crisis global, donde aún existen más de un 10% de la población por debajo de la línea de pobreza (según datos obtenidos de la Organización de las Nacions Unidas), amenazas de guerra, divisiones y destrucción ambiental, el cooperativismo se muestra como un método que pueda preservar la paz.  

Ha llegado el momento de utilizar los recursos necesarios para adoptar un plan de rehabilitación del mundo, evitando recaer en las políticas sociales y economicas que lo han conducido a este caos.

Estamos iniciando una nueva ola de crecimiento a nivel mundial, que a diferencia de las anteriores es impulsada por dos factores; energías renovables y sobreabundancia de información. Si definimos al capitalismo como “hacedor de negocios con la escacés de recursos”, claramente tendrá una dificultad para desarrollarse con estos factores.

En la actualidad, con una impresora 3D se pueden descargar aplicaciones y planos desde Internet de manera gratuita, pudiendo así imprimir miles de piezas de cualquier producto. Tal es el caso del jóven argentino Gino Tubaro, quien desarrolla y entrega de forma gratuita prótesis para ayudar a personas con capacidades diferentes, ¿cómo va a enfrentar el capitalismo esta competencia?

En este contexto, el método cooperativo tiene la oportunidad de desarrollarse y crecer de manera sostenida, solamente se necesita de un motor que pueda llegar a los jóvenes, líderes de opinión y a la población en general, para demostrar que las cooperativas son capaces de gestionar sus propios recursos de forma democratica y no a traves de un funcionario de turno que mediante “un botón” decida que hacer con ellos.

Últimamente la Alianza Cooperativa Intercional (ACI) no ha sido capaz de reproducir este mensaje a la población. Está claro que es una tarea que sus representantes no pueden hacerla por sí solos sino que necesitan del esfuerzo de todo el movimiento de la economía solidaria, pero en los últimos años no se ha visto reflejado el resultado del trabajo cooperativo a nivel mundial.

Es el momento de que la ACI tenga un lider que provenga del barro, como se dice en la jerga callejera, que haya caminado por las cooperativas de todos los continentes, desde las más jóvenes hasta las que tienen décadas de historia, con más o menos recursos, con estructuras enormes o hasta las más pequeñas, en fin que lidere los procesos de integración intercontinental y a su ves que tenga un fuerte respaldo a nivel local y global.

La candidatura del Ariel Guarco (presidente de la Confederación de la República Argentina – Cooperar) a la presidencia de la  ACI genera un deafío dentro de su carrera profesional y el movimiento cooperativo argentino. Tendrá el reto de demostrar que el método cooperativo en acción es un medio eficaz para suprimir cualquier conflicto. Es por esto, que dentro del escenario mundial vigente las diversas formas de cooperación son el mejor testimonio para generar los cambios necesarios.

Como país a cargo de la Alianza, en caso de que Guarco tenga la suerte de representarnos, debemos aprovechar la oportunidad para afianzar nuestro liderazgo como promotor de cooperativas. Sin embargo, el mayor reto que tenemos es el de intentar lograr integrar nuestro modelo cooperativo de producción y servicios dentro del cooperativismo financiero mundial.

Además, debemos trabajar para que las cooperativas argentinas puedan acceder a tasas financieras razonables como sucede en otras partes del mundo. Será una tarea compleja que no dependerá solamente de una buena gestión o un buen liderazgo, sino también de demostrar la seriedad con la que trabaja nuestro país.

Las últimas elecciones legislativas de nivel nacional le han otorgan al gobierno de Cambiemos la oportunidad de comenzar a construir este camino, pero no podemos pedirles que se encarguen del problema por si solos, sino que tenemos la responsabilidad de aportar entre todos solución a los problemas, utilizando como herramienta primordial el diálogo y el consenso.

El movimiento cooperativo argentino está a las puertas de un gran desafío, con la obligación  de afrontarlo con inteligencia y compromiso para demostrar que estamos a la altura de esta oportunidad.

Desde nuestro humilde rincón, contribuiremos con nuestro granito de arena para que Ariel Guarco, Cooperar y todo el movimiento cooperativo pueda alcanzar la meta y entre todos a lograr estos objetivos.

1. Fuente: Organización de las Naciones Unidas