Las cooperativas se suman al rechazo al RIGI: «Es la destrucción y volver a 1890»

Image

Sebastián Ramos, presidente de la FECUTA, advierte sobre el impacto negativo del Régimen de Incentivo para las Grandes Inversiones (RIGI) en la industria nacional y el tejido productivo cooperativo.

La Federación de Cooperativas Unidas de Trabajo de Argentina (FECUTA), junto con Pymes y organizaciones del Movimiento Productivo 25 de Mayo (MP25M), levantan su voz en el Senado para expresar un contundente rechazo al Régimen de Incentivo para las Grandes Inversiones (RIGI), componente central de la Ley Bases que ha generado amplio debate y preocupación en el ámbito productivo nacional. Según advierten, este régimen favorece a las empresas extractivas en detrimento de la industria nacional y podría resultar en la eliminación de fondos destinados a políticas ambientales fundamentales.
Sebastián Ramos, presidente de FECUTA, explica que "como sector productivo, estamos en contra del RIGI porque va en contra de la industria nacional, es una destrucción y volvemos a 1890 con esta ley, que no nos protege a nosotros, o pymes o monotributistas, ya que va en contra del modelo desarrollista que queremos".

Ramos detalla cómo este régimen afectaría particularmente a las cooperativas dedicadas a la fabricación de maquinaria, repuestos e insumos industriales, así como al mantenimiento de maquinaria. "Si el RIGI permite que entren cosas importadas, las cooperativas no van a producir nada, y rompe el entramado productivo nacional", afirma el presidente de FECUTA.

El impacto concreto de estas políticas se ilustra en el ejemplo de la cooperativa RGP (Reciclado General de Plásticos), donde la importación de componentes esenciales podría poner en riesgo la viabilidad del negocio y el tejido productivo local. "Imaginemos que haya un sector que produce cuchillas para molinos de plástico, que son las que necesitamos, y con el RIGI se importa todo eso, y ya está, rompe el entramado productivo", explica Ramos.

La actividad en el Senado el martes pasado permitió a los representantes del sector expresar sus preocupaciones directamente a los senadores José Mayans y Nora del Valle Giménez, de Unión por la Patria, quienes se comprometieron a considerar estas inquietudes en el debate legislativo en curso. Según la Ley Bases, el RIGI otorgaría facilidades impositivas a los capitales extranjeros que superen los 200 millones de dólares, generando inquietud sobre su impacto a largo plazo en la economía nacional y el entramado productivo cooperativo.