Educación y capacitación cooperativa en el ámbito rural

Carlos Iannizzotto
Carlos IannizzottoPresidente de Coninagro
El actual presidente de CONINAGRO, Carlos Alberto Iannizzotto, manifiesta que para la Confederación Intercooperativa Agropecuaria es fundamental difundir y promover la educación, la capacitación y la formación cooperativa en el ámbito rural. También destaca la función que cumple la Editora Cooperativa en la visualización, el análisis y la difusión de las diferentes problemáticas y cuestiones de interés que atañan al sector agrario, como al resto de las áreas en las que actúa el cooperativismo.
 
Nacido en Mendoza, Iannizzotto, productor vitivinícola y abogado, además de desplegar una extensa trayectoria en diferentes entidades solidarias como la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FECOVITA), se dedicó a la docencia, dada su especialización en mediación familiar y derecho de familia. De su labor docente surgió su permanente inquietud por la formación y la capacitación. “Siempre me preocupó el tema de la educación cooperativa porque, como lo establece la legislación cooperativa, es fundamental difundir los valores y principios asociativos y solidarios”, explica el dirigente mendocino.
¿Qué incidencia tienen la educación y la capacitación cooperativa en el ámbito rural?
El asociativismo ha sido y es una materia muy importante dentro de la conducta productiva argentina, sobre todo en el sector agrícola, porque es una de las mejores maneras que tenemos de mantener un modelo productivo sustentable que favorezca a los pequeños y medianos productores y, al mismo tiempo, evitar la concentración. Por otro lado, otro tema que nos preocupa desde CONINAGRO, es que desde hace algunos años la educación en general no pasa por un buen momento y para nuestro sector es primordial que se invierta en las escuelas rurales, tanto en lo que respecta a la infraestructura como en la capacitación docente. Esta capacitación debe ser especial; es necesario dotar de materiales a las escuelas de carácter técnico, además de proporcionarles la actualización que hoy requiere el campo argentino, para que este se nutra de recursos humanos aptos de acuerdo a los requerimientos que exige actualmente la competitividad agroindustrial.
 
¿De ese modo se podría frenar la migración que se está produciendo del ámbito rural a los grandes centros urbanos, más que nada de jóvenes que no encuentran en el campo oportunidades para desarrollarse?
Sí. Es fundamental promover la educación cooperativa para sostener los emprendimientos que las nuevas generaciones quieran desarrollar. Para que un esquema agroindustrial sea sustentable tiene que ser sistémico. Esto significa que en él convergen múltiples factores como: la biotecnología en semillas, aspectos ambientales, variables climáticas, nuevos desafíos referidos a maquinarias, prácticas y labores agrícolas, pero también es relevante el factor humano, porque, por más tecnología que se incorpore, el accionar de los productores es decisivo. Argentina tiene que invertir en recursos y capacidades para promover también el desarrollo local, el arraigo, la unión familiar y una vida digna para los pobladores que habitan en la ruralidad. Por eso, desde CONINAGRO queremos profundizar las tareas que veníamos desarrollando y sumarlas a las políticas públicas para que vivir en el campo sea una opción viable para los argentinos.
En ese marco, ¿qué rol desempeña InterCoop?
Para nosotros es muy importante la función que cumple InterCoop. La economía social no busca la renta, ni la acumulación de capital, lo que la distingue es la formación de capital social. Este capital se conforma con una importante dosis de educación, cultura, solidaridad y de valores. En esos aspectos tercia la educación y la información y la capacitación, disciplinas que InterCoop promueve a través de sus ediciones y de diversas formas, interpretando las necesidades de la economía solidaria. Por eso adherimos y apoyamos de manera contundente a la Editora Cooperativa, para que siga fortaleciéndose dentro del sector cooperativo y dentro de toda la economía solidaria.
La editorial además de divulgar temas vinculados a la educación también aborda las problemáticas y los intereses específicos de cada sector, ¿cómo evalúa esto?
Es muy importante que desde un espacio como InterCoop se difundan ideas vinculadas a la resolución de necesidades y también los planteamientos de propuestas de desarrollo, que permitan enfrentar los nuevos desafíos que permanentemente se le presentan al cooperativismo. Nosotros los cooperativistas, hoy más que nunca, tenemos que tener un rol protagonico y ejercer la institucionalidad que nos corresponde, de diferentes modos. CONINAGRO lo hará desde su faceta gremial, InterCoop desde su lugar de promotora de la formación, la capacitación y la educación, abordando, lo más ampliamente posible, todos los temas que hacen al quehacer y la sutentabilidad de nuestras cooperativas, a fin de concientizar y dar visibilidad a los logros que tenemos y señalando las adversidades que se nos presentan. Esto va a permitir que entre todos podamos mejorar a la Argentina y si el aporte lo hacemos desde el cooperativismo, será mucho más valioso. En ese marco, InterCoop es la encargada de evidenciar e iluminar los problemas del sector cooperativo; que por cierto actúa en casi todas actividades de la economía. De esta manera podremos resolver los inconvenientes y crecer.
En 2012, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señaló que las cooperativas agrícolas generan ingresos para millones de pequeños agricultores y mejoran la calidad de vida de millones de personas en el mundo, ¿qué opina?
El modelo cooperativo ha progresado mucho en las últimas décadas en el mundo. Se han formado gestiones empresariales importantes, incluso, muchas de ellas lideran mercados muy competitivos, lo hacen con mucha eficiencia, esto se puede ver también en América Latina y en Argentina. Este avance tiene mucho que ver con el carácter asociativo que tiene como premisa el cooperativismo, que promueve la economía de escala. Es decir, el modelo cooperativo busca sumar voluntades e iniciativas con el fin de lograr la escala y la solidez suficiente para ser sustentable y poder competir, beneficiando a la mayor cantidad posible de personas. En este sentido el cooperativismo ha avanzado muchísimo por eso hoy podemos ver cooperativas exitosas que lideran importantes sectores de la economía como la vitivinicultura, los seguros, los mercados granarios, etc. En este marco, es importante que aprovechemos esta oportunidad y asumamos el rol que nos corresponde como cooperativistas. Sabemos que la difusión, la educación, la capacitación y la formación son fundamentales para lograr este objetivo.
 
Silvia Porritelli para InterCoop.
© 2017 - Mundo Cooperativo SH. CUIT: 30-71570959-3 - Derechos Reservados
Oficina Comerial: Castillo 1336 Of. 14 BIS Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Tel: +54 11 4116 3556
Domicilio Fiscal: Cuba 3054 Of. 18 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires